top of page

Un líder no se pierde lo que verdaderamente importa


Un líder no se pierde lo que verdaderamente importa. Aquello que es un nutriente elemental de su vida profesional y personal. Porque solo hay una vida, y no dos.


Dedicar tiempo a lo importante y esencial, es como cuando cuidas y observas una llama prendida frente a ti. Te dejas llevar por la inspiración que transmite. Y luego…, quizás por su luz o su calor, miras desde otra perspectiva y empiezas a crear.


Sin embargo, no hacerlo, es como cuando dejas de regar una planta. Eliminas una necesidad vital. Y luego…quizás arrepentido y enojado, te alejas de ella.


No existen excusas. Por mucho trabajo (y presión) que tengamos, perderse lo que es importante en nuestras vidas no tiene justificación alguna.


No hay pretextos. Para desaprovechar las comidas en casa cuando todos los integrantes están en ella. O desperdiciar lo divertido y creativo que es preparar una rica cena. O disculparse a la hora de sacar a pasear a la mascota. O abandonar los paseos con tu pareja.


Si eludimos estas magnificas oportunidades, lo más probable, es que hayamos caído en una de las trampas del día a día y todavía no hemos logrado escapar de ella. Por consiguiente, estaremos malgastando la energía que transmiten los motores naturales que impulsan a un líder.


Pretender controlar la vida puede hacerte caer en enredos que te impiden avanzar con fluidez, creatividad y armonía con los demás. En cambio, cuando escuchas lo que la vida te pide hacer, sorteas los cepos que tu mismo pusiste algún día, y valoras lo verdaderamente importante.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page